¿Puedo usar cualquier imagen de Internet?

Comparte el post | Share this post
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En Blogs, tweets, publicaciones en Facebook, etc., cada vez más se recurre a añadir una imagen dado que con su inclusión las posibilidades de lectura del mismo aumentan.

Si queremos una imagen lo primero que te puede venir a la mente es acceder a Google. No obstante, este post busca persuadirte de ir al camino fácil y entender que las imágenes tienen derechos de autor que debemos respetar.

El Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual (en adelante, LPI), en su artículo 2 dispone que la Propiedad Intelectual son aquellos derechos de carácter personal y patrimonial que dispone el autor de la obra.

Pero, ¿quién es el autor? En ello se centra su artículo 5 en el que se indica que autor es la persona natural que crea una obra artística. Por lo tanto, en el caso que analizamos, el fotógrafo o dibujante gráfico que ha creado una obra fotográfica o pictórica disponible online.

Así mismo, según el artículo 10, dicha fotografía (apartado h) u obra pictórica (apartado e) son objeto de propiedad intelectual.

La autoría sobre una obra objeto de Propiedad Intelectual nos otorga dos tipos de derechos sobre la misma: un Derecho Moral (artículo 14 LPI) y un Derecho de Explotación (artículo 17 LPI).

A modo de resumen podríamos indicar que:

  • El Derecho moral es, por ejemplo, el derecho a decidir cómo debe difundirse mi obra o a que se me reconozca como el autor de la obra.
  • El Derecho de explotación implica que corresponde al autor, de manera exclusiva, la explotación de la obra o la autorización a otros de realizar dicha explotación.

Y ¿Qué significa explotar una obra? Explotación implica cuatro actividades diferentes:

  • Reproducción.
  • Distribución.
  • Comunicación pública.
  • Transformación.

La importante para el tema que tratamos sería la comunicación pública. La misma consiste en dar acceso a la obra a una pluralidad de personas sin que le haya sido distribuida anteriormente (es decir, adquirida por dichas personas mediante venta, alquiler, etc.).

Dispone el artículo 20 LPI, a modo ejemplificativo, dos conductas interesantes que implican comunicación pública de la obra:

  • La transmisión de obras al público por hilo, cable, fibra óptica u otro procedimiento análogo (apartado e);
  • La puesta a disposición de obras, por procedimientos alámbricos o inalámbricos, de tal forma que cualquier persona pueda acceder a dichas obras desde cualquier momento o lugar (apartado i).

Por lo tanto, si yo tengo un blog y hago uso de una fotografía descargada de Internet, en realidad estoy comunicando públicamente dicha obra. En consecuencia, para poder hacer uso de dicha imagen deberé obtener la autorización del autor de la obra (y, probablemente, pagar algún tipo de compensación económica por su uso).

Pero ¿Qué sucede con aquellas imágenes que no tienen un autor identificado o localizable? Para ello la ley ha creado la figura de la “obra huérfana” (artículo 37bis LPI), obra que podrá ser usada siempre que se identifiquen aquellos autores conocidos.

Sobre dichas obras la ley requiere que se realiza una “búsqueda diligente” de sus autores. Relacionado con ello, se indica que para el caso que el autor se manifieste a posteriori de su uso, podrá requerir una compensación económica a su favor por el uso dicha imagen.

Otro instituto a tener en cuenta es el “dominio público”. Una obra es dominio público han transcurrido 70 años tras la muerte del autor (artículo 26 LPI). En dicho momento se extingue el Derecho de explotación de la misma (artículo 41 LPI).

Por ello, su uso solo se limita a:

  • Citar a su autor;
  • Mantener la obra en su integridad.

Por lo tanto, si nos hiciéramos con una imagen de dominio público, podríamos usarla respetando la cita de su autor y la no alteración de la misma.

Más allá de lo visto anteriormente, podríamos encontrarnos con imágenes sometidas a licencia Creative Commons. Éstas imágenes suelen poderse utilizar citando a su autor (aunque pueden estar sometidas a mayores restricciones dependiendo de la licencia empleada).

Para más información sobre las licencias CC, puedes visitar este link.

En resumen, ¿Cómo puedo utilizar una imagen extraída de Internet para reutilizarla en la red?

  • Poniéndote en contacto con el autor y pidiéndole autorización para su uso;
  • Si, tras una “búsqueda diligente” no puede identificarse el autor podría usarse (pero podría tener que pagar, posteriormente, una compensación económica a su autor);
  • Que la imagen sea de Dominio Público (siempre cumpliendo los requisitos anteriormente dispuestos);
  • O que la imagen esté sometida a una licencia Creative Commons, siempre que se cumplan las restricciones dispuestas por dicha licencia.

Por último, me parece muy interesante los dos posts que se encuentran en los dos links a continuación <link 1> <link 2> en el que se enumeran páginas web que poseen repertorios de imágenes para usar online.

Así que la próxima vez que necesites de una imagen y tengas tentaciones de coger la primera imagen que te guste de Google, piensa en autor de la misma. Respetemos entre todos la Propiedad Intelectual de las obras.


Bibliografía:

 

 

Comparte el post | Share this post
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *