El Derecho a la Propia Imagen y el uso de una fotografía pública de Facebook por un medio de comunicación

fotografiaEl uso de fotografías subidas a Facebook por parte de los medios de comunicación es una práctica ampliamente extendida. En un post anterior, analizamos si, desde el punto de vista del Derecho a la Propiedad Intelectual, un medio de comunicación podía extraer una fotografía de Facebook para su posterior publicación. En el presente post, y en atención a la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de febrero de 2017, se analizará si, desde el punto de vista del Derecho a la Propia Imagen, un medio de comunicación puede extraer una fotografía colgada en la red social en modo público para publicarla.

El Derecho a la Propia Imagen, derecho fundamental recogido en el art. 18.1 de la Constitución Española, podría definirse como el derecho a controlar la dimensión pública de toda información gráfica generada por nuestros rasgos físicos. De dicho derecho deriva la facultad de impedir la reproducción, obtención o publicación de información gráfica generada por nuestros rasgos físicos sin nuestro consentimiento expreso.

No obstante, éste consentimiento expreso puede ser obviado en ciertos supuestos excepcionales que dispone la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen en su artículo octavo.

Por lo tanto, para poder dar respuesta a si existe una intromisión ilegítima en el Derecho a la Propia Imagen por el uso de una fotografía extraída de Facebook por un medio de comunicación, deberá analizarse, si el titular del derecho ha concedido un consentimiento expreso al uso de su imagen o si concurre alguna de las excepciones del artículo octavo de la ley que eximen de la obtención de dicho consentimiento.

A pesar de lo anterior, debe tenerse en cuenta, de forma previa, que el artículo Segundo. Uno de la ley indica que la protección del derecho a la propia imagen quedará delimitada por la ley y usos sociales en atención al ámbito que, por sus actos propios, una persona mantenga reservado para sí misma o su familia.

En atención a este precepto podríamos considerar que, en el momento que alguien sube fotografías y las publica en la red social con configuración “pública”, dicha persona con sus propios actos estaría ampliando el ámbito reservado para sí misma o su familia y, por lo tanto, ampliando la delimitación del Derecho.

El Tribunal entiende que la configuración pública de un perfil no supone un acto propio del titular que excluya la protección.

“Tener una cuenta o perfil en una red social en Internet, en la que cualquier persona puede acceder a la fotografía del titular de esa cuenta, supone que el acceso a esa fotografía por parte de terceros es lícito, pues está autorizada por el titular de la imagen. Supone incluso que el titular de la cuenta no puede formular reclamación contra la empresa que presta los servicios de la plataforma electrónica donde opera la red social porque un tercero haya accedido a esa fotorgafía cuyo acceso, valga la dedundancia, era público. Pero no supone que quede excluida del ámbito protegido por el derecho a la propia imagen la facultad de impedir la publicaciónd de su imagen por parte de terceros, que siguen necesitando del consentimiento expreso del titular para poder publicar su imagen”

Respecto el consentimiento, la ley, en su artículo Segundo.Dos es muy claro afirmando que el mismo debe ser “expreso” a la publicación de la fotografía en el medio de comunicación.

Pues bien, la Sentencia anteriormente reseñada, en atención a este elemento, considera que el consentimiento que se otorga a Facebook para la subida y publicación de las fotografías, aún en la configuración de públicas, comportan un consentimiento para su subida y visibilidad por terceras personas pero no supone un consentimiento que cumpla con los requisitos exigidos por la LO 1/1982 para que un tercero haga uso de dicha Imagen y ésta sea publicada en un medio de comunicación.

A pesar de ésta ausencia de consentimiento, podrían darse la aplicación de alguna de las excepciones al consentimiento del artículo octavo de la ley.

Sería posible la publicación de dichas fotos cuando la persona fotografiada sea un personaje público (art. 8.2.a)) que permite la captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

Por lo tanto, la fotografía debería tener por titular del derecho a una persona con proyección pública y debería haberse tomado en un acto público o lugar abierto al público.

Otra excepción a analizar resulta de la ilustración de noticias (art. 8.2.c)), es decir, se permite la publicación de una imagen en la que el afectado aparezca cuando la imagen constituya información gráfica sobre un suceso o acontecimiento público y siempre que la imagen de la persona sea meramente accesoria.

Esta excepción, por ejemplo, no resultó aplicable en el caso de la Sentencia anteriormente indicada, dado que la fotografía no fue tomada en el lugar de los hechos con ocasión del suceso sino que fue obtenida de su perfil de Facebook, no consistiendo, además, en una fotografía en la que la imagen del afectado resulte accesoria.

Visto todo lo anterior, podríamos extraer las siguientes conclusiones:

  • Para poder publicar una imagen extraída de un perfil de Facebook se requiere del consentimiento expreso de las personas que aparecen en la imagen dado que el consentimiento para la subida de imagenes a Facebook no se equipara al consentimiento para el uso de la imagen por un tercero.
  • Que la configuración como públicas de las fotografías no implican un acto propio del afectado por el que pueda entenderse que la protección del Derecho deba ser menor.
  • La posibilidad de aplicar la excepción al consentimiento por personaje público debe restringirse a personas famosas y siempre que la imagen captada sea durante un acto público o lugares abiertos al público y se trate de un acontecimiento de interés público.
  • La excepción al consentimiento por ilustración de noticias solo es aplicable cuando la imagen constituya información gráfica sobre el suceso ilustrado y siempre que la imagen de la persona sea meramente accesoria.

 

fotografia

Comparte este post en las Redes SocialesEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario